El impopular, infame y nefasto “impuesto por cabeza” denominado Poll Tax no sólo avivó el descontento en una sociedad hastiada que salió a la calle a sacudir la corona. También dio nombre a este web-magazine musical, cultural y algo políticamente incorrecto.